PENSIONES: LA LEY DEL EMBUDO

PENSIONES: LA LEY DEL EMBUDO

¿Para quién se gobierna hoy en Colombia, a quién se busca proteger, si al pueblo, a sus ciudadanos, a sus trabajadores, o a los grandes “cacaos” que tienen inmensas fortunas y el poder de poner fiscal, ministros y presidente?

Pareciera que el objetivo del gobierno, para todos aquellos que cumplen con la edad y tiempo de trabajo definidos para su jubilación, largo periodo en el que entregan a sus empresas o al Estado sus energías, creatividad, sus sueños personales y durante el cual ahorran mes a mes para tener un final de su paso por este mundo digno y tranquilo, no sea otro que el retiro, pero de la vida, y en condiciones cada vez más precarias.

No de otra manera puede entenderse que, este martes, el viceministro de Hacienda Juan Alberto Londoño, quien había defendido, alabado y dado el visto bueno a la iniciativa incluida en el Plan Nacional de Desarrollo que permitiría cambiarse de régimen pensional a los trabajadores cercanos a la jubilación, haya sido el mismo que solicitó que el proyecto no fuese aprobado.

Para la ministra del Trabajo, este plan, que ofrece la posibilidad de cambiarse del sistema pensional privado al público a los trabajadores a quienes falten menos de 10 años para su jubilación y tengan más de 750 semanas cotizadas, sería competencia “desleal” hacia los fondos privados que son: “Porvenir” de Sarmiento Angulo, y “Protección”, del Grupo Empresarial Antioqueño (antes Sindicato Antioqueño).

Ante esta salida, que también acompaña el ministro de Hacienda, experto en los Panamá Papers y en “bonos de agua”, que dejaron en la quiebra y sin el líquido vital a 117 municipios de este país, vale preguntarse ¿para quién se gobierna hoy en Colombia, a quién se busca proteger, si al pueblo, a sus ciudadanos, a sus trabajadores, o a los grandes “cacaos” que tienen inmensas fortunas y el poder de poner fiscal, ministros y presidente?

Vale también preguntarse ¿cuál es el temor de traslados masivos al fondo público, si son tan justas las pensiones que otorgan a quienes forman parte de sus nóminas? Si, en realidad, las condiciones de jubilación fuesen como las prometieron cuando entraron a este “negocio”, nadie se cambiaría porque las personas camino de su jubilación podrán ya ser viejas, calvas, cegatonas, pero no son bobas y se quedan donde sus recursos pueden, efectivamente, ser mayores.

De manera que la Amnistía Pensional ya no tiene el respaldo del gobierno y serán los congresistas quienes definirán si este proyecto continúa, o no, su trámite. Tremenda oportunidad tienen, entonces, los representantes del pueblo para devolverle a sus electores algo de la esperanza, de la dignidad y de los recursos que siempre les han quitado y que en esos años finales de sus vidas, tanto los necesitan.

Sin embargo, ya se sabe que un senador de nuestro terruño, ungido por su pueblo para gobernarlo y que ahora pide hacer lo mismo con su hermano, tiene alto interés en negarle esta posibilidad a su gente, a sus electores, a quienes han depositado en él sus esperanzas. Ojalá entienda en dónde, por qué y para qué está y, en lugar de seguir enriqueciendo a las mafias que ostentan el poder real en el país, apoye al pueblo que lo ha respaldado y que ahora espera solamente que se haga justicia, que se respeten sus derechos. Ojalá, si el senador no entiende, el pueblo logre ver que este señor, ni sus cercanos, no es su representante sino su verdugo. Ojalá.

“¡Retirarse del trabajo no significa retirarse de la vida! ¡Es el comienzo, no el final!”, Ravi Samuel

Bucaramanga, abril 24 de 2019

Comments (2)

  1. holguer lópez
    Apr 24, 2019 at 6:36 pm

    con su permiso don Jairo, ya publiqué en fb

    • Jairo
      Apr 24, 2019 at 9:37 pm

      Muy bien Holguer, importante esa difusión

POST YOUR COMMENT

Your email address will not be published.